HOMBRES QUE MURIERON EN EL AÑO 1936 CUANDO EMPEZÓ LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, POR CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA, ASI SE ORDENÓ Y ASÍ SE HIZO

Un hijo de Juan Chaparro,
Castedo y Don Ubaldo,
Adrián el de Luciana,
También el Jaro Pilatos.

Calabria y el cura Clemente,
Macario el arriero,
Don Benjamín el Maestraco,
Y José Antonio Piñero.

Me falta dos por nombrar,
Tomás Lomas y Gado,
Por doce que aquí murieron,
Luego fueron triplicados.

Esto es lo mismo que el “truque”
Como ustedes pueden ver,
Unas veces lo ganamos
Y otras nos toca perder.


HIJOS DE VILLAHERMOSA, MUERTOS EN CAMPAÑA, DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, HECHOS OCURRIDOS DESDE EL AÑO 1936 AL 1939

Fueron dos hijos de Lito,
Otros dos de la Pataquilla,
Otros hijos de Roncha,
Y dos de Pajillas.

Más dos hijos de Coleto,
Otros dos de Pajarito,
Un hijo de Soba Pollos
Y un hijo de Generito.

Otro hijo de Juan Ramos,
Juan el Bombo y Chacalé,
Otro el Tuerto Febrero
Y otro hijo de Manolé.

El de Lale y el de Avanza,
El de Chichas y el de Rito,
El de Manuel el Sereno
Y Gerardo Pajarito.

El del Cuco y el de Anchuras,
Y un hijo de Jesusillo,
Otro de la Morenita
Y otro hijo de Clavillo.

Otro hijo de Saturio,
Otro hijo del Mediquín,
Otro hijo de Lecheras,
Y el Perdizo el albañil.

Otro de la Zapatera,
Otro de Andrés el de Veas,
Otro hijo de Currete
Y el de la Pura Vocea.

Otro del Pintao la Justa,
De Sidoraco el Acero,
Un hijo de Ceferino,
Y otro hijo del Trapero.

El de Juanito Guisote,
El de la Antonia Toribio,
Un hijo del Patatero,
El de Castro y del Dildo.

Más un hijo de Canuto,
Que murió en el hospital,
Francisco el de Casimiro,
Y un hijo de la Pintá.

Otro de Ignaciete el de Fruge,
Que por cierto bien cantaba,
Otro hijo del Reviejo,
Y el de la Roja Santana.

El de Atanasio Margallo,
Que se llamaba Miguel,
Otro hijo de Recluta,
Y otro más del Pirigüés.

También un hijo del Vivo,
Otro del Liebro el mayor,
Atanasio el carpintero,
Sus padres no sé quienes son.

El de Ciriaco Lobicas,
Un nieto de la Librá,
Un hijo de Caravaca,
Lo recuerdo era Abraham.

El de la Gabriela Padilla,
Que se llamaba Poldillo,
Otro hijo del Diablo
Otro de Chicha Galillo.

El de Pío y el de Nieto,
El de Emilio el Señorito,
Un hijo de Panza Negra
Y Joaquín el de Bombito.

Otro hijo de Gorrinche,
El del Zagal Ignaciete,
El de la Bastiana y Trones,
Y el de Meloso Vicente.

Del pueblo de Villahermosa,
Setenta y cinco faltaron,
Cumpliendo con su deber,
Como valientes soldados.

Con las armas empuñadas,
Así los hombres murieron,
Unos fueron sepultados,
Y otros ni los recogieron.

Esos fueron hombres héroes,
Que murieron en campaña,
Sangrienta Guerra Civil,
Que se formó en España.

Me despido con tristeza,
Con un recuerdo inhumano,
Que en la guerra se quedaran,
Padres, maridos y hermanos.

Comparto mi condolencia,
Con esos seres queridos,
Que esta guerra maldita,
A sus hijos ha perdido.


SEIS HOMBRES IDEALES HIJOS DE VILLAHERMOSA QUE TUVIERON QUE SALIR FUERA DE ESPAÑA

El de Lore y el de Generito,
Sergio el de la Josefilla,
El de Enrique el Zapatero,
Anepo y Luis de Mantequillas.

Estos seis luchadores,
Casi la guerra acabada,
Por circunstancias de la vida,
Se tuvieron que marchar.


NUEVE HOMBRES MUERTOS EN CAMPAÑA, EN LA GUERRA CIVIL, HIJOS DE CAÑAMARES, DEL AÑO 1936 AL 1939

Dos hijos de Agustinarro,
El de Mata y el Jarete,
El Ramón Cañamares,
Y Carpinta Manolete.

Los hermanos Caco y Fermín,
También murieron los dos,
Pedro Manuel el de Vicente,
Hermano de Juan de Dios.


CATORCE HOMBRES QUE QUEDARON MUTILADOS, DURANTE LA GUERRA CIVIL.

Daniel el Chico Vicente,
Emilio el de Pericazo,
Domingo el de María Pepa,
También Emilio el del Gato.

Juan Antonio el del Pelao,
Juan Antonio el Granero,
Manolo el de Zamora,
Y Otilio el del Gorrinero.

El de la Gabriela Padilla,
El de Denia y el de Lito,
Pedos Gordos y Guisote,
Y el Cojo de Ricardito.


HOMBRES QUE FUERON “FUSILADOS”, AL TERMINAR LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, JUZGADOS Y CONDENADOS, EN LOS TRIBUNALES DE INFANTES Y OTROS

Miguel Miranda y dos hijos,
Alberto el Carnicero,
También mataron al hijo,
Y a Francisco el Muletero.

Dos hijos de Guisote
Fueron Andrés y Agustín,
A Damián el Artillero
También a un hijo de Plin.

Y también a Rica Uva,
Peloto y Castellanetes,
Andresete el del Parío,
Y el Pancha Antoniete.

Otro de Mañana Iremos
Que se llamaba Ramón,
Manuel de de Centenares,
Tomás García y Juan de Dios.

También el de Pepe Roque,
José el mayor de la Pocha,
José María el Arquitecto,
Y el Jaro de la Sinforosa.

También murió la Barreta
De Francisco Pericazo,
Un hermano del Acero,
Y Flor de Sidoraco.

Félix el de Manazas,
Y Arcángel el de Sito,
También murió Victoriano,
Que le decían Pajarito.

También Gerardo el Pelao.
El yerno de la Veguilla,
Mora que estaba casado,
Con la Nati de Alborguillas.

También murió el Sastrecillo,
Otro de Anchuras Julián,
Matalastoas y Perona,
Y el yerno de Cabo San.

Treinta y cinco hombres murieron,
Cuando la guerra acabó,
Murieron fusilados,
Sin tener piedad de Dios.


RECUERDO DE UNOS COMPAÑEROS, HIJOS DE VILLAHERMOSA, QUE TAMBIÉN FALLECIERON EN MALAS CONDICIONES, CRUELMENTE EN VILLAHERMOSA

Unos hombres maltratados,
Lo recuerdo fueron tres,
Uno de Agustín Cabreras,
Y Centenares Daniel.

Otros Andrés el de Cucala,
Primo hermano de Daniel,
De la misma enfermedad,
Igual murieron los tres.

También algunas mujeres,
Se me quedó muy grabado,
Después de ser maltratadas,
El pelo se lo cortaron.

Para que sepáis las que son,
Yo lo voy a recordad,
Una de Mata Civiles,
Y la Olalla de Germán.

Otras por ideas políticas,
A Infantes se la llevaron,
Encerradas en prisión,
Hasta que de ellas se hartaron.

Estas buenas compañeras,
Que estuvieron en prisión,
Voy a ver si las recuerdo,
Para nombrar las que son.

Si alguna no nombrara,
Me deben perdonar,
Voy a mencionar sus nombres,
Los que puedo recordar.
Fue la Ascensión de Guisote,
Y la Juana de Alborguillas,
La Carrasca de Pañona,
La Otilia de Mondaurillas.


RECUERDO DE OTROS COMPAÑEROS, HIJOS DE VILLAHERMOSA, QUE FUERON MALTRATADOS, DESPUÉS DE LA GUERRA.

Estos hombres perseguidos,
Cuando la guerra acabó,
Uno fue Ramón Amores,
Y los dos de Poblador.

Arcángel el de Palizas,
José el hijo de Serio,
Los hermanos Guajiras,
Y López el de Melero.

Otro compañero más,
Yo no les puedo mentir,
Otro fue el Tuertecillo,
De Juan José el Albañil.

La Tomasa Mañana Iremos,
De Rica Uva, su mujer,
La Coja de la Pepina,
La Guno las recuerdo bien.

Estando allí en prisión,
Entre todas hubo tres,
Dieron “a luz” en la prisión,
Recordando las diré.

Fue una hija de Guisote,
Que se llamaba Ascensión,
Al hijo le puso Paco,
Como el Jefe de prisión.

La Carrasca de Pañona,
Que en Cañamares vivió,
Julián le puso a su hijo,
Porque bien le pareció.

Y la Juana de Alborguillas,
Con humor y buen sentido,
Al hijo le puso el nombre,
Igual que el de su marido.


PAISANOS, COMPAÑEROS Y AMIGOS, HIJOS DE VILLAHERMOSA, FALLECIDOS DESPUÉS DE TERMINAR LA GUERRA, A CONSECUENCIA DE LAS VICISITUDES Y MALAS ASISTENCIAS, DURANTE LOS TRES AÑOS DE GUERRA, PORQUE VINIERON EN MUY MALAS CONDICIONES Y POBRES DE SALUD, Y FUERON MURIENDO COMO DIOS DISPUSO, VOY A VER SI ME ACUERDO DE LOS NOMBRES O APODOS DE CADA UNO DE ELLOS, Y FUERON LOS SIGUIENTES:

Julián el de Juan Peleas,
El Jaro del Chiquitín,
Arcángel el de Juanete,
Y Ruanillo el Albañil.

Juan el de las Tajoneras,
El de la Ventura Flor,
Otro de la Cruz de Bicha,
Y Julián el de la Amor.

Eliseo el del Sordo Anchuras,
Nemesio el de Canito,
Miguelete el de Lucas,
José María el Bombito.

Nemesio el del Oscuro,
Otro de Castellanetes,
El de la Isabel de Arrastra,
Y Alejandro el Hociquete.

Alejandrete el de Roncha,
Domingo el del Federico,
Un hijo de Soldadillo,
Y el de la Bastiana el Negrito.

Vicente el de Juan José el Albañil,
Alfonso el de Faneguillas,
Juan José el de Fresnea,
Y el hijo de Tamarillas.

Y Gerardo el de Cenón,
El de Cucala Julián,
Andreu el de Padre Abuelo,
Bartolo el del Capitán.

Alfonsete el de Polilla,
El de Germán Nicomedes,
Juan Antonio el de Pancha,
Y Cristóbal el del Nene.

También el Chato Linos,
El de Esteban Santiaguete,
Otro de Juan Miguelito,
Y el de Renelio el Nanete.

Descansen todos en paz,
Todos estos compañeros,
Que por causa de la guerra,
Todos enfermos murieron.

Yo comparto el sentimiento,
Con esos seres queridos,
Que por la guerra maldita,
Cuanto dolor han sufrido.

Yo comparto el sentimiento,
Con esos seres queridos,
Que por la guerra maldita,
Cuanto dolor han sufrido.

Otro también Adislao,
Que en la Ossa se crió,
Y con una de Rinelio,
En el pueblo se casó.

Ignaciete el de Belitre,
Yerno de la Chicha Galillo,
Y León el de Cadejo,
Y Arcángel el de Pedrillo.

El de Vicente el Albañil,
Lo recordáis era Juan,
El de Alfonso que era Guarda,
En las Juntas las Cañás.

El hombre de la Marilla,
Que era el Moreno de Fuenllana,
Y un hijo del Juan el grande,
Que no murió aquí en España.


ESTA ES LA VIDA, UNOS GANAN Y OTROS PIERDEN, COMO ES NATURAL, Y NO HAY MÁS.

Yo lo que mas deseo,
A toda la humanidad,
Acabar con los rencores,
Y poder vivir en paz.

Pero hay que reconocer,
Esto si que es la verdad,
Que todavía hay cicatrices,
Que no se pueden borrar.

Hay heridas muy profundas.
Que de ninguna manera
Te quitarán el dolor,
Hasta el día en que te mueras.

Mientras exista en el mundo,
Toda esta generación,
Por muchas vueltas que des,
No se acabará el rencor.


Señores dolientes, de estos nombres que aquí he mencionado, “resignación” y nada más. Gracias por vuestra atención, esto es un recuerdo de consolación, para familiares, amigos y compañeros, de los anteriormente citados. También para que los hijos de Villahermosa más jóvenes, sepan lo ocurrido, pues ya no se puede hacer nada, si no recordarlos como fueron, unos hombres y mujeres que defendieron sus ideales hasta la muerte. Un saludo de vuestro buen amigo y compañero de verdad, de todo corazón.
Juan Guillén Rodríguez (Cobete)
Alaquás (Valencia), 20 de Agosto de 1982